Preguntas frecuentes

Las sesiones de recién nacido, por norma general son las más largas, suelen durar entre 3 y 4 horas, la mayor parte de este tiempo lo dedicamos en darle de comer, cambiarlo, atenderlo, tranquilizarlo, y dormirlo, para poder moverlo y posicionarlo de la mejor manera que favorezca la fotografía, y claro, hay veces que llega dormido y solo tardamos un par de horas, y otras en las que quiere comer, se hace pipi o popo, llora y únicamente podemos esperar, conseguir relajarlo y dormirlo, es por eso que unas de las cosas que más os pedimos en estas sesiones es paciencia, solo así lograremos, las fotos que tanto os gustan. Esas en las que captamos piececitos y caritas que tanto soñabas durante 9 meses. 

El estudio está preparado con comodidades para que la sesión que dediquemos al bebé sea lo más confortable posible, tanto para él como para los papis.


¿Por qué es tan importante fotografiar al bebé

         antes de los 12 días de vida?  

           

Consideramos recién nacido a un bebé durante sus primeros 12 días de vida, lo ideal es fotografiarlo entre los 5 y 12 días, pero no después de los 15.                       Durante las dos primeras semanas el recién nacido todavía conserva la posición fetal y es más fácil manejarlo sin que se despierte. A partir de los 15 días el bebé se va despertando y puede molestarse más si intentamos colocarlo en alguna pose determinada, también empiezan a aparecer los primeros cólicos o gases y están más molestos. 


¿Se le pueden hacer fotos despierto?

Si el bebé está relajado, claro que se le harán algunas fotos también despierto. El problema de esto es que practicamente solo se le puede fotografiar boca arriba y envuelto, porque sus movimientos involuntarios de brazos, pies y gestos no suelen ser siempres muy estéticos para la foto. La idea de fotografiarlo dormido es que su carita esté relajada y se le pueda colocar en poses que despierto es casi imposible.


¿Los padres podemos salir en las fotos?

Por supuesto, es un momento único e irrepetible del que agradecerán tener un recuerdo de vuestro bebé en un futuro.


¿Pueden participar los hermanos?

Sí, aunque es recomendable que el hermano/a solo esté en el rato en el que se les va a fotografiar juntos. Las sesiones son largas y a los niños no les suele gustar estar encerrados tanto tiempo, esto provoca que se pongan nerviosos y se rompa la calma necesaria para este tipo de sesiones.


¿Tenemos que llevar algo de casa?


No es necesario, si tienes algún objeto personal (muñeco, mantita o algún otro detalle personalizado) puedes traerlo, pero si no, aquí tenemos montones de accesorios, mantas, gorritos, cestos, etc. 


Nos hemos decidido, ¿cuándo tengo que reservar?


Es muy importante realizar la reserva durante el embarazo, para poder garantizar un hueco en nuestra agenda. Reservaremos una fecha aproximada y una vez haya nacido se reorganiza si es necesario.